FAQs

¿Has engordado o perdido peso últimamente? ¿sientes que no puedes parar de comer o te niegas a hacerlo? ¿te preocupa tu aspecto físico casi hasta obsesionarte? ¿miras y cuentas las calorías de lo que comes? ¿has eliminado de tu dieta algunos alimentos? ¿te dicen que estás delgad@ y tú te ves gord@? ¿buscas eliminar calorías a toda costa y para ello practicas ejercicio físico muy a menudo, casi hasta la extenuación? ¿comes de forma descontrolada cuando te encuentras nervios@? ¿tienes la sensación de haber perdido el control con la comida? ¿piensas que si estás delgad@ todo irá mejor?

Si has respondido sí a más de una pregunta, podrías tener un trastorno de alimentación. No obstante, los TA son algo complejo y sólo un médico especialista o un psicólogo podría confirmarlo. Si quieres un diagnóstico rápido (y no fiable al 100%) puedes hacer alguno de los tests que se ofrecen en internet o leer la información que se da aquí o en nuestra web para ver si tus síntomas coinciden con los de estos trastornos.

Test Garner & Garfinkel de trastornos de la conducta alimentaria

Test Bulimia y Anorexia

Test “¿Sufre algún trastorno alimentario?”

Test de ACAB

¡Sííí! 🙂 Así lo demuestran los casos de muchas personas famosas como actrices, modelos, escritoras… y cientos de personas anónimas, algunas entre las autoras de este blog y muchas más ahí fuera. lista de enlaces con información sobre asociaciones en distintos países. Aquí te explican dónde pedir ayuda.sección sobre TCAs.

Te mirarás al espejo y serás capaz de verte tal y como eres, sin las imaginarias capas de grasa que tu trastorno fabricó para ti. Te sentarás a comer sin temor a devorarlo todo. Comerás y, aunque te sientas más llena de lo normal, no acudirás al cuarto de baño a vomitar. Es más, ni te lo plantearás. Tampoco te dejarás llevar por el ayuno. Renegarás de las dietas de adelgazamiento y reconocerás la manipulación a que nos somete la publicidad y los medios de comunicación. Vestirás  ropa cómoda sin necesidad de embutirte en prendas demasiado estrechas sólo por decir que llevas una talla pequeña. Tampoco te ocultarás en ropa tipo premamá. Serás capaz de desarrollar  tus aficiones y divertirte,pero también de trabajar  y cuidar tus relaciones personales. Generalmente te sentirás afortunada por quien eres y por la vida qeu tienes; te considerarás una persona fuerte y valiente por haber superado tu trastorno alimentario.

Pero, ojo, no has de bajar la guardia, porque a menudo, tras una época como la que describo aquí, si te confías y dejas de poner en práctica las nuevas actitudes y comportamientos que te han llevado a recuperarte, corres el riesgo de recaer al menor contratiempo. TAmpoco hay que desmoralizarse si, trasmeses o incluso años de sentirte recuperada, adviertes qeu la obsesión vuelve, aunque sea más levemente que la última vez. Es normal, sobre todo si has padecido anorexia o bulimia durante un largo tiempo.

Recomiendo siempre disfrutar al máximo de la nueva vida que descubres cuando te recuepras,pero sin perder de vista jamás el punto desde el que partiste para alcanzarla. La recuperación para mí es un estilo de vida, algo que hay que hay que poner en práctica cada día, aunque hayan pasado años desde el último atracón o periodo de ayuno.

>Extraído de Lorraine C. Ladish (2002) Miedo a comer. Cómo detectar, prevenir y tratar la anorexia y la bulimia, Algaba Ediciones.

Esto es habitual en una determinada fase de la enfermedad. A menudo parece que no hay salida, porque no sabes cómo sacudirte de encima el miedo a engordar. Sin embargo, si persistes en tu empeño de superar la enfermedad, vencerás ese temor. Para recuperarse hay que fiarse de los profesionales médicos y de las personas que, ya recuperadas, te decimos que ese miedo se pasa. Es posible recuperar peso hasta tener un aspecto saludable y no aceptarse sino sentirse muy a gusto. Lo mejor es recuperar peso de manera gradual. Es aconsejable no vestir ropa apretada, porque dispara la sensación de “estar gorda” en las personas con trastornos alimentarios.

>Extraído de Lorraine C. Ladish (2002) Miedo a comer. Cómo detectar, prevenir y tratar la anorexia y la bulimia, Algaba Ediciones.

Es normal y habitual no estar totalmente convencida de querer recuperarte, porque a pesar de qeu se pasa mal y se sufre mucho, es un comportamiento familiar para ti, que se ha convertido en una forma de vida. El cambio da miedo, aunque sea a mejor y también el aventurarte en terreno desconocido, aunque esto suponga liberarte de tu enfermedad. Acepta tus temores y prepárate para estos sentimientos de ambivalencia a fin de no dejarte apabullar por ellos. Cuando una abandona los viejos hábitos nocivos, tiene que enfrentarse a toda una serie de emociones y situaciones sin recurrir a la anorexia o la bulimia, lo cual no es fácil. Es necesario que aprendas técnicas para manejar tus emociones y que te dejes asesorar por los médicos para hacerte más fácil la transición a la saludo física, mental y emocional .

>Extraído de Lorraine C. Ladish (2002) Miedo a comer. Cómo detectar, prevenir y tratar la anorexia y la bulimia, Algaba Ediciones.

Lo más importante es no tratar el tema de la comida directamente. Las personas con TCA son muy sensibles a ese tema y de ese modo no podrás acercarte a ellos. Es importante que les muestres que les quieres y que te preocupas por ellos, siempre sin juzgar. Apoyar a una persona con un trastorno de este tipo puede ser difícil y requiere paciencia, por eso es aconsejable acudir a una asociación que te asesore, preferentemente primero tú solo. Puedes leer más consejos aquí.

Porque padece una distorsión que le impide verse tal y como es. No miente, ella realmente se ve gorda. Por difícil que resulte de entender, ella no puede evitar ver grasa donde no la hay. Uno de los objetivos del tratamiento de la anorexia es que la paciente logre ser consciente de su verdadero volumen, y da ungran paso cuando admite que está peligrosamente delgada.  Es importante no decirle constantemente que parece un saco de huesos, porque ella, que es presa de su enfermedad, lo tomará como un desafío yse empeñará más aún en mantener su delgadez. Sin embargo, es muy frustrante para los padres o familiares escuchar decir “mira qué gorda estoy” a una persona que obviamente está demasiado delgada. Hay que tener mucha paciencia.

>Extraído de Lorraine C. Ladish (2002) Miedo a comer. Cómo detectar, prevenir y tratar la anorexia y la bulimia, Algaba Ediciones.

Lo primero, serenarte. Procura no reñirle ni montarle una escena. Lo mejor es cerrar la puerta del cuarto de baño y dejar que termine. Después pregúntale qué le pasa y cómo cree que le puedes ayudar. Si no es la primera vez que ocurre, dile que te preocupa su salud y sugiérele visitar al médico. Si te dice que le ha sentado mal la comida, no la atosigues y espera a ver si el incidente se repite. Pídele con tacto que siempre limpie el cuarto de baño después de purgarse y anímala a comunicarse contigo siempre que lo necesite.

Algunos síntomas de que tu hija (o tu amiga, o tu mujer) se provoca el vómito:

–  se cierra en el cuarto de baño después de las comidas y pasa un buen rato. Sale con la cara roja o hinchada, como si hubiera estado llorando.

– abre el grifo del agua y la deja correr o enciende el secador para mitigar el ruido de las arcadas.

– se pone a la defensiva si sugieres que ha estado vomitando.

– tiene marcas en el dorso de la mano,provocadas por el roce con los dientes cuando se mete los dedos en la boca.

– come mucho pero no engorda.

>Extraído de Lorraine C. Ladish (2002) Miedo a comer. Cómo detectar, prevenir y tratar la anorexia y la bulimia, Algaba Ediciones.

Como ocurre en otras enfermedades, existen distintos niveles de gravedad o levedad. Que los síntomas no coincidan con los de la anorexia o bulimia nerviosas no significa que no se necesite ayuda; puede tratarse de un trastorno no específico o, simplemente, de una dificultad puntual que nos acarrea un trastorno de alimentación temporal leve que se supere al superar dicha dificultad. En cualquier caso, conviene consultar con el médico antes de que los síntomas se agraven.

Lorraine C. Ladish en su obra Miedo a comer. Cómo detectar, prevenir y tratar la anorexia y la bulimia, Algaba Ediciones, 2002, plantea la  pregunta ¿hay diferentes grados de anorexia y bulimia? a lo que responde lo siguiente:

Sí que los hay. Debido a las exigencias de nuestra cultura, que pide un cuerpo delgado y perfecto, la mayoría de las mujeres estamos demasiado preocupadas por el peso y la talla. Sin embargo, no es lo mismo ponerse a dieta de cuando en cuando y mirarse al espejo y no gustarte un día, que estar permanentemente obsesionada con la comida y con adelgazar, que es el caso de laspersonas que padecen anorexia o bulimia.

Además, existen diferenciasa nivel emocional, mental y físico entre una persona que empieza a padecer un trastorno alimentario y entre otra que lleva años de ayuno o de atracones y purgas. También hay diferencias entre las personas que presentan menos síntomasy las que están muy graves.

El problema es que, si no se tratan, los trastornos alimentarios se agravan con rapidez. Nunca es demasiado pronto para prevenir la anorexia o la bulimia.

Sí que es posible. Ambos son trastornos de alimentación, no existen muros entre ellos. El comportamiento de una persona con la comida puede variar a lo largo del tiempo, es como una evolución de la enfermedad.

Si has leído sobre los síntomas y crees que tu situación encaja, lo mejor que se puede hacer, es acudir al médico. Darse cuenta y aceptar que uno tiene un trastorno alimenticio es un gran paso, pero no es suficiente para recuperarse, hay que ir al médico. Si te resulta difícil, sientes miedo o te ves incapaz, puedes pedir a alguien, a un familiar o a un amigo/a, que te acompañe. En cuanto a la sanidad pública, hay que ir al médico de atención primaria (el de cabecera o familia) para que pueda hacer una primera valoración de tu caso y si es necesario te transfiera a un especialista (un psicólogo o psiquiatra). Por lo privado, existen organizaciones y asociaciones de afectados que pueden facilitarte los datos de aquel especialista (psicólogo) más cercano a tu domicilio. Algunas de ellas ofrecen también grupos gratuitos de ayuda y apoyo.
Pasa por la página de enlaces para encontrar la asociación más cercana.

Las recaídas forman parte de todo proceso de recuperación y lo m ejor es prepararse para prevenirlas, para abordarlas cuando lleguen. No hay que tomar las recaídas como un fracaso, sino como un aprendizaje. Lo que hay que evitar es el pensamiento catastrofista típico de anoréxicas y bulímicas y hacer “todo o nada”: es decir, “estar a dieta o bien hincharse a comer”. A veces las recaídas ocurren porque una piensa que “por una vez no pasa nada”. Entonces una vomita y se pone a dieta un día… y ya es más fácil hacerlo una segunda vez, y una tercera, etc.

En la anorexia los síntomas de una posible recaída son saltarse comidas, mentir acerca de lo que has comido, pesarte muchas veces, tener pensamientos negativos, cocinar para los demás, hacer demasiado ejercicio, entre otros. En la bulimia la obsesión con las báscula y con las calorías es la misma, así como el exceso de ejercicio. Sólo que la persona comienza a comer un poco más en cada colación o darse licencia con alimentos “peligrosos” (los que en ella desencadenan ansias de comer sin parar) o fantasear con la idea de un atracón.

Si se tiene una recaída, lo mejor es detener el atracón o el comportamiento destructivo lo antes posible. Si te has comido diez galletas no significa que tengas que comerte todo el paqute porque “ya estás en ello”. No lo has perdido todo por comer de más, ni es necesario ni aconsejable seguir comiendo hasta vomitar. Y únicamente porque ayer tuviste un desliz no tienes por qué repetirlo al día siguiente. Puedes seguir tu recuperación a pesar de todo.

Pregúntate cuál fue el desencadenante para procuarar evitarlo la próxima vez. (…)

Recuerda que hay ciertas cosas que pueden desencadenar una recaída como pueden ser el hambre, sentirse sola, aburrida, estar enfadada o demasiado cansada… Cuando una no hace caso a las señales que le envía su cuerpo, su mente o sus emociones, termina por no saber qué le pasa, y responde a cualquier sensación desagradable dándose un atracón o bien ayunando o purgándose para no engordar.

La mejor forma de prevenir una recaída es dedicar tiempo a relajarse y sentirse a gusto, además de cuidar de sus responsabilidades. Y sobre todo, tener presente que una padece un trastorno alimentario. Es fácil olvidarlo y creerse que una es “como los demás” cuando han pasado unos días o unas semanas de recuperación. Esto es peligroso, porque entonces una baja la guardia y , casi sin darse cuenta, se rodea de tentaciones o situaciones difíciles, qeu desembocan una recaída.

>Extraído de Lorraine C. Ladish (2002) Miedo a comer. Cómo detectar, prevenir y tratar la anorexia y la bulimia, Algaba Ediciones.

Por supuesto, siempre que esté lo suficientemente recuperada como para que sus esfuerzos no le provoquen una recaída. Ayudar a personas con trastornos alimentarios requiere mucha energía y paciencia, y el contacto con otras enfermas puede remover emociones y recuerdos que, si no se han superado del todo, podrían desencadenar otra crisis. Para poder ayudar a otros, primero una tiene que ayudarse a sí misma.

>Extraído de Lorraine C. Ladish (2002) Miedo a comer. Cómo detectar, prevenir y tratar la anorexia y la bulimia, Algaba Ediciones.

Más preguntas y respuestas aquí.

Anuncios

2 comentarios

  1. Por favor, se que es una chorrada, pero a ver si podeis cambiar esta frase: “No obstante, los TA son algo complejo y sólo un médico especialista (un psicólogo) podría confirmarlo”. Yo creo que podeis poner dos cosas :
    1.-Un medico especialista o un psicologo podria confirmarlo.
    2.-Un medico especialista (un psiquiatra)…
    Seria como confundir anstronomos con astrologos. GRACIAS. SALUDOS

  2. ¡Gracias! Ya lo he cambiado. Queremos que el blog sea riguroso así que si encontráis más gazapos de ese tipo por favor decídnoslo… aunque con la comparación con los astrólogos no estoy de acuerdo… bueno mejor lo dejo que no quiero polémica, jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: