La diferencia entre un psicólogo y un psiquiatra

Qué grandísima pregunta. Qué tema tan interesante. La verdad es que yo todos los días tengo que enfrentarme a la pregunta: ¿Qué es la Medicina Interna? Es algo difícil de explicar si no se conocen la evolución histórica de la medicina, las enfermedades multisistémicas o el peso de los pacientes pluripatológicos sobre los sistemas de salud de los países más desarrollados. Al final y para darle un tinte interesante siempre digo: los internistas son como House.

Mi padre es psiquiatra, en mi familia hay algunos psicoanalistas y el debate ha estado abierto muchas veces en las sobremesas de los sábados. La diferencia fundamental es sólamente una: los psiquiatras son médicos y los psicólogos no. Comprendiendo esta frase y todo lo que ello implica. Puede que suene con cierta ironía, y quizás tengáis razón en decir que soy parcial, pero intentaré explicarlo de la manera más clara posible. Hay que comprender las dos vertientes fundamentales del problema.

Sigue leyendo

Anuncios

Cómo elegir psicólogo

Hace tiempo le pregunté a mi psicóloga cómo elegir psicólogo ya pensando en escribir una entrada sobre el tema. Aquí va lo que me contestó:

  • Lo primero es definir tu “pregunta”, tu “encargo”, es decir, qué quieres conseguir con la terapia. Por ejemplo: dejar de sentirte tan solo, dejar de darte atracones, superar la anorexia, sentirte mejor contigo misma… Pueden ser varias cosas y pueden estar más o menos definidas de antemano.
  • Un buen psicólogo debe estar bien preparado: podéis preguntar por los títulos, dónde ha estudiado, cuál es su especialización. Por ejemplo mi psicóloga sabe mucho de interculturalidad y ha vivido en el extranjero varios años, cosa que para mí ha sido importante como emigrada para que entendiera algunas de las cosas que me pasan. Según ella nadie debería ofenderse por esa pregunta.
  • Tu propia intuición: si no te sientes bien con esa persona la cosa difícilmente puede funcionar porque a lo largo de una terapia se tiene que crear una relación de confianza y puede que haya que hablar de temas muy privados.
  • En nuestro caso sería conveniente que tuviera experiencia con trastornos de la conducta alimentaria.
  • Me recomendó que buscaramos una segunda opinión. No sé si en el sistema médico español está prevista la posibilidad de hablar con varios psicólogos antes de decidirse (en el alemán sí). Si no, se puede consultar con una asociación por ejemplo.
  • Es importante que no tengáis la sensación de que os están ocultando algo. Quiero decir que deberíais poder hablar de todo y preguntarlo todo.
  • Tiene que ser posible imponer vuestros propios límites. Si algo es demasiado o no os gusta tenéis que poder decirlo sin problemas y debe ser tenido en cuenta.
  • La relación debe ser de cooperación.