Atracones, ¿por qué?

Julio es médico, residente en la especialidad de medicina interna. Esta es su respuesta a la pregunta: ¿por qué nos damos atracones?

La comida puede servir como automedicación, al igual que muchas drogas. La comida es una droga, es decir, un medio para influir en nuestro ánimo o en nuestra percepción.

El hombre no se mueve sino por placer. Aquel que se sacrifica trabajando es porque su trabajo le produce placer o porque lo que obtenga dentro de un tiempo será placentero. Si trabajamos de manera sacrificada en algo que aborrecemos es porque esperamos antes o después una recompensa placentera. El cerebro del hombre y por tanto de la humanidad sólo tiene una gasolina: el placer, el deseo, en cualquiera de sus formas.

Sigue leyendo

Anuncios

¿A qué sabe la curación?

Acabo de leer este párrafo en el blog de Sara Domínguez y me he emocionado:

Con el tiempo (y sólo con el tiempo) las razones para seguir adelante y salir del todo de este infierno fueron aumentando en número y haciéndose más fuertes en intensidad. Retomé la Universidad y me ilusioné con los estudios; me reencontré con amigos a los que hacía mucho que había echado de mi lado; empecé a estar mejor en casa; conocí a nuevos amigos; experimenté nuevas sensaciones; empecé a sentirme mejor, a disfrutar de las cosas, a vivir experiencias que no conocía… En definitiva me fui queriendo, me fui sintiendo cada vez mejor, y a medida que esto pasaba me motivé (aunque aún quedaban momento muy difíciles) y me enganché a esas nuevas emociones. Cada vez me iba soltando más del clavo ardiendo de la enfermedad y me iba dando cuenta de que no sólo no me caía, sino de que había un mundo maravilloso ahí fuera.

Lo firmaría ahora mismo. Yo también me enganché totalmente a esas nuevas emociones. Ahora entiendo por qué algunos amigos se preocuparon, ahora entiendo la vehemencia de mi búsqueda, el ansia de ir un paso más allá. Qué alegría que alguien explique con palabras ese sentimiento tan fuerte y que guía mi vida desde hace un par de años.

Saludos a todos y ¡mucho ánimo!