Cuéntanos tu tratamiento

Hay distintos tipos de  tratamientos para los trastornos de la conducta alimentaria. Nos gustaría llegar a conocerlos y para ello una forma es a través de vuestros testimonios. ¿Quién quiere dar una “vista de pájaro” de su tratamiento? Algunas preguntas que se me ocurren: ¿Cuánto ha durado? ¿Ha tenido varias fases? ¿Han hecho falta varios especialistas? ¿Trabajaban en equipo? ¿Has tenido la sensación de tener el control sobre la situación? ¿Has probado varios tratamientos? ¿Qué crees que hizo que unos funcionaran y otros no? ¿Qué papel jugó el apoyo de tus amigos y familiares? Etc. Si podéis explicar brevemente vuestro trastorno en concreto para ubicarnos, mucho mejor.

Anuncios

Una respuesta

  1. CENTROS ABB

    Los centros ABB tienen varios tipos de tratamientos según las necesidades de los pacientes, pero me voy a centrar en el de Hospital de Día que es el que conozco y, por lo que creo, el eje central de su funcionamiento. En mi opinión lo mejor del tratamiento es el grupo y que cura desde la acción. Por supuesto hablas de los problemas y las dificultades que te encuentras en terapia, pero te dan las herramientas para actuar (por ejemplo, que te da miedo arreglarte, pues tienes que enfrentarte a ello, con el apoyo de tus compañeras, por supuesto!).
    Estos tratamientos duran entre 3 y 4 años y se dividen en 4 etapas (que no están claramente definidas, pero intentaré hacer una aproximación):

    ETAPA 1: Es la más dura. En un momento inicial tienes que renunciar a muchas cosas (por ejemplo, no te eliges las comidas) y pasas en el centro 8 horas de lunes a viernes (que se van reduciendo), haciendo allí el desayuno, un tente de media mañana, el almuerzo y la merienda. En esta etapa lo que se pretende es controlar el síntoma, principalmente.

    ETAPA 2: En ella el paciente ha superado parte de la obsesión y empieza a elegirse las comidas. Es una etapa complicada también porque no es fácil volver a tomar las riendas cuando te habías acomodado a no tener que arriesgar mucho. Tratas muchos más temas personales que son los que te llevaron a la enfermedad y que se pueden hablar mejor ahora que se ha conseguido una estabilidad. Progresivamente vas menos al centro hasta ir 3 horas 3 días a la semana.

    ETAPA 3: La enfermedad está superada en este punto. Vas semanas alternas a 1 terapia grupal y a 1 cita individual. Se tratan mucho los puntos clave particulares de cada uno, problemas o inquietudes personales, y sobre todo aprendes cuáles son tus puntos débiles y cómo podría venir una recaída. Haces una vida totalmente normal y ajena al ritmo del centro.

    PRE ALTA: Es el momento del cierre. Vas sólo 1 vez cada 15 días a una cita individual y si todo va bien… te dan el alta! (o mejor dicho la pides tú, que es lo que suele ocurrir y que a veces nos cuenta demasiado)

    El paso de una etapa a otra es decisión del equipo terapéutico y tuya. Tú tienes que ir a hablar cuando te sientes preparada para ir dando los pasos.

    El tratamiento tiene varios pilares:
    EL EQUIPO: Formado por terapeutas, un psiquiatra y un médico.
    EL GRUPO: Es esencial. Se trata de un tratamiento de grupo. Es el que va avanzando contigo y el que te echa una mano dentro del centro y sobre todo en las horas en las que no estás allí dentro: nos vamos unas a casas de otras, nos llamamos mucho… Luego, para cuando dejamos de “necesitarnos”, muchas nos hemos convertido en muy buenas amigas 🙂
    LAS ACTIVIDADES: Las terapias de grupo se complementan con arteterapia, expresión corporal y teatro. Para mí el teatro ha sido clave en mi tratamiento, ayudándome mucho a comprenderme, a expresarme…
    LA FAMILIA Y AMIGOS: También es fundamental, sobre todo en un comienzo, cuando más nos agarra la enfermedad, cuando nos la quitan de golpe y alguien tiene que estar ahí para empujarnos a seguir. Luego cada vez más el tratamiento recae sobre tus hombros.

    Se trata de un tratamiento privado aunque lo cubre la seguridad social si estás estudiando (o te matriculas ese año) y eres menor de 28 años. En casos excepcionales lo cubre la fundación.

    Antes de pasar por este tratamiento pasé por otros 4. Creo que lo que fallaba en ellos es que no eran lo suficientemente completos: se dedicaban sólo al cuerpo y la comida, o sólo a mis problemas emocionales… sin contar con que iba 1 vez a la semana y cuando salía de allí no tenía a quién acudir.
    Preguntas también que si tuve la sensación de tener el control. Pues mira, en un primer momento no, para nada. Pensé que el centro me había absorbido y que me iba a quedar atrapada entre aquello y mi casa para siempre. Sin embargo, en unos meses empezaron a empujarme para que me moviera, para que hiciera cosas, para que me despegara… A medida que fui estando mejor las riendas del tratamiento pasaron a ser completamente mías, los terapeutas eran entonces unos profesionales que me aconsejaban, nada más.

    Y eso es todo, para más información podéis entrar su página (www.centroabb.com) o preguntarme lo que queráis por aquí o en mi blog (www.1espejo1000ventanas.com/saradominguez).

    Un besazo!
    Sara*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: