Andar en Bicicleta

¿Sabes andar en bicicleta?; si tu respuesta es afirmativa dime si a pesar de saber: ¿te has vuelto a caer?, ¿Cuantas veces te caíste mientras aprendías?.

De seguro que mientras ibas aprendiendo te caíste muchas veces, por distintas circunstancias y bueno tal vez a pesar se saber una que otra vez te vuelves a caer y esto no te hace una mala conductora. Tampoco existe una edad limite para aprender, es cosa que tu te lo propongas y lo intentes muchas veces.

Te preguntaras que carajos tiene esto que ver con un trastorno alimenticio y te diré que muchas cosas….

Sigue leyendo

Blog de blogs

El otro día me llamó una amiga para contarme que había salido un blog sobre trastornos de la conducta alimentaria en el telediario. Eché un vistazo a la dirección que me dio y me encontré con esto:

http://www.1espejo1000ventanas.com/

Es una colección de blogs de chicas con TCAs en tratamiento en una serie de centros que pertenecen a la fundación ABB más uno de los padres de una de las autoras. Desde aquí aplaudimos esta iniciativa y les deseamos todo lo mejor a las autoras de los blogs. Reflexionar sobre la propia situación, sobre la enfermedad, la terapia, etc. es algo muy positivo y compartir esas reflexiones con los demás, leer sus comentarios, leer las entradas de otras personas ayuda a entender contra qué estamos luchando y a entender que es posible salir de esto.

He echado un vistazo rápido a algunos blogs (poco a poco iré leyendo más) y quiero destacar algunas entradas como una titulada “Qué me quitó la anorexia“, o “La suerte de una segunda oportunidad“, u otra que se llama “Dependencias“.

¿Qué es engañarse a sí mismo?

Los trastornos de la conducta alimentaria en realidad poco tienen que ver con la comida sino con procesos psicológicos mucho más profundos. Mi experiencia como comedora compulsiva es que muchas veces cuando aparecen los problemas con la comida  es porque me engaño a mí misma. ¿Que cómo lo sé? Porque las veces que he conseguido descubrir ese engaño la ansiedad desapareció. Es decir que es el hecho de ignorar o no reconocer mis sentimientos lo que me lleva a abusar de la comida, no los sentimientos en sí ni siquiera los problemas en sí. Son buenas noticias: ¡no hace falta arreglar todos los problemas del mundo para conseguir sentirse mejor! 🙂 Se trata de conocernos a nosotros mismos y querernos. ¡Qué fácil!, me diréis. Es algo que hay que aprender y cuesta tiempo y paciencia, es verdad, pero poquito a poquito se va avanzando.

Sigue leyendo