¿Y cómo se hace?

He estado pensando en lo que decía en la entrada sobre psicología positiva: nadie nos enseña “cómo se hace”. Por ejemplo, si nos cuesta hablar con desconocidos porque tenemos miedo a que nos rechacen: ¿cómo superarlo? Si venimos de una familia problemática en la que no fomentaron nuestra autoestima: ¿cómo evitar tratar así a nuestros hijos en el futuro?, ¿cómo aprender a tratar a las personas de otra forma que no sea esa, la única que hemos visto? No basta con saber que así no se hace. A veces aunque sabemos que lo estamos haciendo mal seguimos repitiendo los mismos patrones simplemente porque nos faltan alternativas.

Sigue leyendo

Anuncios

Psicología positiva

Cotilleando por la red he encontrado esta página que me parece muy interesante. A través de ella descubrimos una nueva rama de la psicología llamada “psicología positiva”. En la página principal encontramos la definición:

¿Qué es la Psicología Positiva?

La psicología positiva es una rama de la psicología de reciente aparición que busca comprender, a través de la investigación científica, los procesos que subyacen a las cualidades y emociones positivas del ser humano, durante tanto tiempo ignoradas por la psicología. El objeto de este interés no es otro que aportar nuevos conocimientos acerca de la psique humana no sólo para ayudar a resolver los problemas de salud mental que adolecen a los individuos, sino también para alcanzar mejor calidad de vida y bienestar, todo ello sin apartarse nunca de la más rigurosa metodología científica propia de toda ciencia de la salud. La psicología positiva representa un nuevo punto de vista desde el que entender la psicología y la salud mental que viene a complementar y apoyar al ya existente.

Aunque no sé mucho de psicología me da la sensación de que la aparición de esta rama es una muy buena noticia. Muchas veces tengo la sensación de que nos dicen “cómo no se hace” pero no “cómo se hace”. Nos dicen lo que no podemos soportar pero no la fuerza que tenemos. ¿Por qué no investigar sobre cómo ser feliz? Os recomiendo esta entrevista con Martin Seligman que parece ser el fundador de esta nueva corriente y que habla entre otras cosas sobre la felicidad (tiene gracia que selig en alemán signifique dichoso).

¿Qué queréis saber?

Tejiendo Caminos de Autoestima lleva unas seis semanas en marcha y nos alegran muchísimo vuestros comentarios y expresiones de apoyo. ¡Muchas gracias! El objetivo de este blog es principalmente ayudar, dando información, desterrando tópicos, reflexionando, discutiendo, etc. Queremos llegar a todas esas personas para las que un TCA juega algún tipo de papel en su vida: gente que teme estar cayendo en un TCA, gente que lleva años en tratamiento, familiares, amigos, gente interesada, etc. Por eso nos gustaría saber qué temas os interesan especialmente para que podamos tratarlos en el blog. La mayoría de las autoras no somos expertas, salvo a través de la propia experiencia, pero tenemos mucha ilusión y ganas de profundizar en los temas que hagan falta para ayudar. Es vuestra oportunidad: ¡pedid, pedid! Nos esforzaremos por saciar vuestra curiosidad. 🙂

Autoestima

“Yo soy yo”

En todo el mundo, no hay nadie exactamente como yo. Hay personas que tienen algunas partes que se parecen a mí, pero nadie es idéntico a mí, por lo tanto, todo lo que sale de mí es auténticamente mío porque yo sola lo elegí.

Todo lo mío me pertenece –cuerpo, incluyendo todo lo que este hace; mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas; mis ojos, incluyendo las imágenes que perciben; mis sentimientos, cualesquiera que éstos puedan ser- coraje, alegría, frustración, amor, desilusión, excitación; mi boca, y todas las palabras que salgan de ella, agradables, dulces o bruscas, justas o injustas; mi voz, fuerte o suave; y todos mis actos, sean éstos para otros o para mí misma.

Sigue leyendo

Algo fuera de lo común

Una lectora llamada Vanessa nos ha enviado una cita de un libro para compartir con nuestros lectores. ¡Gracias!

Vanessa: Me gustaría, poner mi granito de arena en la lucha de tod@s aquellos que luchan en contra de estos fantasmas tan terribles, de veras, por eso hoy he decidido escribiros de nuevo, porque he recordado un texto que me ayudó mucho en su día, que me hizo sonreír, llorar, sentir…Es de un escritor, que me enamora. De esos que escriben libros, que habitan en cientos de cabeceros de camas. Tiene palabras de esas que oxigenan, de esas que necesito oír cuando las nubes surcan mi rostro.

Sigue leyendo

¿Marina tiene anorexia?

Tenía unos diecisiete años. Marina y yo nos habíamos hecho muy amigas un par de años antes. Pasaba muchas tardes en su casa estudiando, charlando sobre más o menos todo, riéndonos, etc. Ella siempre se había preocupado por su aspecto, le gustaba mucho comprarse ropa. Recuerdo como un día en el patio del instituto me dijo “necesito un traje de raya de diplomático” y yo pensé, ¿¿necesito?? Su madre le hacía unos bocadillos inmensos de tortilla francesa con bacon que acababan en la basura o se los daba a alguien. Algún día en su casa fue al baño y al cabo de un rato empecé a oir ruidos raros, como si estuviera vomitando. Llamé a la puerta y pregunté si estaba bien. ¡Si, ahora salgo! Desde entonces empecé a poner más atención.

Sigue leyendo