TiPs

Hola chicas…. cuanto les suena esta palabra?? y a que les suena???

La verdad es que yo escucho a alguien decir tips para cualquier cosa y ya estoy pensando que esa persona por lo menos en algún momento de su vida tuvo un encuentro cercano con Ana y/o Mía (anorexia y bulimia) pero como bien sabemos estos tips son ideas o consejos que se dan de una chica a otra para ocultar sus actividades en pro de Ana y/o Miapero hoy daremos un giro a este termino y lo veremos como algo que nos puede ayudar a alejarnos de Ana y/o Mía ok?? bueno aquí vamos y si algun@ tiene otro tips POSITIVO apuntenlo para que así todas nos beneficiemos 🙂

Sigue leyendo

¿La comida crea adicción?

Hoy toca una entrada reflexiva que lanza más preguntas al aire que respuestas.

En los últimos años he ido contando a personas de mucha confianza mis problemas con la comida. Intento elegir momentos tranquilos en los que hay tiempo para dialogar y la gente siempre reacciona haciendo muchas preguntas para intentar entenderme. Una pregunta habitual es: ¿qué es lo que te lleva a comer de más? Siempre tengo que responder que en realidad no lo sé. ¿Es el hambre? No. ¿Son las ganas de comer, por disfrutar? No.

Observo a los fumadores, cómo disfrutan de la primera calada de un cigarillo después de un tiempo sin fumar (o esa es la impresión que dan al menos) y es una sensación que yo no siento cuando como por ansiedad. Así que no puede ser el disfrute lo que nos lleva a esto, ni es una dependencia física. Se podría considerar el hambre como una dependencia física de la comida, pero los atracones son en general independientes del hambre.

Sigue leyendo

OpInIoNeS dIfErEnTeS

Narraré para ustedes la siguente hisoria: ” En un día muy caliente, en una ciudad del sur de Italia, un padre y su hijo emprenden un viaje con su asno, para visitar a unos parientes que viven en una ciudad lejana de su comarca. El padre va montado sobre el asno y el hijo camina a su lado; los tres pasan delante de un grupo de personas, y el padre escucha que éstos dicen:

-Miren eso, ¡que padre tan cruel!: va sobre el asno y su hijo debe andar en un día tan caliente.

Entonces el padre baja del asno, hace subir al hijo y continuan su camino. Pasan frente a otro grupo de personas y el padre escucha que estos dicen:

– Pero miren: el pobre viejo camina, en un día tan caliente, y el joven va muy cómodo sobre el asno; ¡que clase de educación es esta!

El padre, entonces, piensa que lo mejor es que los dos vayan sobre el asno, y así continuan el camino.

Un poco después pasan frente a otro grupo de personas y el padre escucha:

Sigue leyendo

Es lo que es

Es absurdo
Dice la razón
Es lo que es
Dice el amor

Es una desgracia
Dice el cálculo
No es más que dolor
Dice el miedo
No tiene perspectivas
Dice el entendimiento
Es lo que es
Dice el amor

Sigue leyendo

Comiendo a la luz de la Luna

Acabo de terminar de leer el libro “Eating in the Light of the Moon” de la doctora Anita Johnston, psicóloga estadounidense especializada en trastornos de la conducta alimentaria (TCA) en mujeres. El libro no está traducido al castellano por ahora, y es una verdadera pena porque me ha parecido simplemente impresionante.

El libro lleva el subtítulo: “Cómo las mujeres pueden transformar su relación con la comida a través de mitos, metáforas y contando cuentos”. Así que apoyándose en cuentos como “El nuevo traje del emperador”, “El patito feo” y muchos otros de procedencia más exótica va explicando de forma clara y sencilla todos los conceptos necesarios para entender los TCAs, desde su causa hasta la curación y termina con tres testimonios de tres mujeres que consiguieron superar sus problemas con la comida.

Sigue leyendo

Despacito y con buena letra. Ansiedad mientras comemos.

En muchas ocasiones nos escabullimos en la comida huyendo de nuestros miedos, como respuesta a la ansiedad. No reaccionamos bien, y corremos hacia la comida en un intento de encontrar con ella unos momentos de alivio, de olvido…

Estas reacciones son inconscientes, pues las hemos repetido tantas veces que ya ni nos damos cuenta de lo que estamos haciendo. Es como el andar, o el retirar la mano cuando coges una sartén ardiendo. Y ese es el primer objetivo para detener una conducta: darnos cuenta de ella.

Para poder hacerlo y además tomar cierto control sobre ello, podemos recurrir a la auto observación. Proponernos concentrarnos en nosotras mismas cuando nos sentemos delante de la comida cada día.

Para comenzar bien y tomar el control de la situación desde el principio, hay un ejercicio muy corto y que si nos proponemos, todas podemos realizar. Durante 30 segundos nos mantendremos delante del plato sin coger ningún cubierto. Simplemente sintiendo la comida enfrente de nosotras, y dominando nuestras acciones ante ella. Tú controlas. Hasta que pasan esos 30 segundos no comes, porque decides no comer. Desaparece en ese momento la perdida de control y la huida.

……….

Sigue leyendo

Olvidémonos de la culpa

Un problema típico de los trastornos de la conducta alimentaria es la sensación de culpa. Pensamientos como “soy débil”, “debería ser capaz de controlarme”, “esto me pasa por estar tan gorda”, “los demás no tienen estos problemas, ¿por qué yo sí?” son habituales. Cuando tienes problemas con atracones la ansiedad por haber caido una vez más en la tentación puede provocar más atracones y llevarte a un círculo vicioso interminable. Me imagino que será similar cuando se tiende a no comer o cuando se tienen otros trastornos de origen psicológico como la autolesión, adicciones, etc. ¿alguien quiere contar cómo aparece el sentimiento de culpa en esos casos?

Cuando te haces consciente de que tienes un trastorno alimentario la lucha con la culpa suele continuar: “¿por qué no puedo superarlo ahora que sé cuál es el problema?”, “le estoy amargando la vida a mi familia y mis amigos”, etc. Y vuelve en el momento de la primera recaída con muchísima fuerza: “tanto esfuerzo para nada”, “no tengo fuerza de voluntad”, etc.

Sigue leyendo