La diferencia entre un psicólogo y un psiquiatra

Qué grandísima pregunta. Qué tema tan interesante. La verdad es que yo todos los días tengo que enfrentarme a la pregunta: ¿Qué es la Medicina Interna? Es algo difícil de explicar si no se conocen la evolución histórica de la medicina, las enfermedades multisistémicas o el peso de los pacientes pluripatológicos sobre los sistemas de salud de los países más desarrollados. Al final y para darle un tinte interesante siempre digo: los internistas son como House.

Mi padre es psiquiatra, en mi familia hay algunos psicoanalistas y el debate ha estado abierto muchas veces en las sobremesas de los sábados. La diferencia fundamental es sólamente una: los psiquiatras son médicos y los psicólogos no. Comprendiendo esta frase y todo lo que ello implica. Puede que suene con cierta ironía, y quizás tengáis razón en decir que soy parcial, pero intentaré explicarlo de la manera más clara posible. Hay que comprender las dos vertientes fundamentales del problema.

Psicología es una carrera de letras , con una orientación más amplia que la puramente asistencial, que engloba aspectos humanísticos, industriales, filosóficos, antropológicos y científicos. Solamente una parte de los psicólogos se dedican a la llamada psicología clínica. Psiquiatría es una especialidad reglamentada de la Medicina, dedicada a las enferemedades mentales. Todos los psiquiatras son médicos. Esto implica una formación dirigida tanto en Bachillerato como en la Universidad a la biología, la bioquímica, fisiología y los aspectos clínicos y asistenciales de las enfermedades. Tras acabar la carrera de Medicina un psiquiatra ha de hacer una especialización regulada por el BOE, de una duración de 4 años. Está reconocida internacionalmente.

Este problema, esta pregunta que se hacen muchas personas no es nueva y ha llevado tradicionalmente a verdaderas luchas de poder y conflictos de competencias e intereses entre una profesión y la otra. A efectos prácticos hay que entender que un psiquiatra puede recetar medicamentos y un psicólogo no. Importante es decir que los conflicots de competencias surgen únicamente entre psicólogos clínicos y psiquiatras. La realidad debería ser colaborativa entre ambas profesiones, por ejemplo: una persona acude al psiquiatra por una serie de quejas orgánicas o de cualquier otro tipo. El psiquiatra establece cuál es el mejor tratamiento para su problema. En muchas o muchísimas enfermedades mentales la respuesta a los fármacos es muy pobre, o el conocimiento que tenemos sobre su fisiopatología (causas y mecanismos de la enfermedad) es tan escaso que nos impide abordarlas desde la farmacoterapia. Puede ser que la mejor solución (trastornos de la personalidad, impulsividad, ansiedad crónica, distimia, trastornos adaptativos) sea una psicoterapia que puede llevar a cabo un psicólogo, ya sea de cualquier tipo: cognitiva, conductual, psicoanálisis, etc…

La mayoría de los trastornos mentales necesitan de estas dos columnas para el tratamiento: psicoterapia y medicación. Muchas de ellas no responden únicamente al abordaje psicologico. Ambos psicólogos y psiquiatras (unos con medicamentos y otros con las terapias) deben colaborar para la optimización del tratamiento y diagnóstico de las enfrmedades mentales.

El gran problema y mi opinión personal. La psicología como tal no es una formación reconocida en todos los países ni con una reglamentación internacional. Puede ser enormemente científica, pero supone una aproximación humanística a las Enfermedades Mentales (de ahora en adelante EM), de algún modo la separación de las mismas del resto de enfermedades orgáncias. Esto es absurdo. El cerebro como cualquier órgano puede tener lesiones, disfunciones metabólicas que condicionen alteraciones mentales: La porfiria, una enfermedad del hígado puede dar alucinaciones, el hipotiroidismo puede debutar como un síndrome depresivo, algunos tumores cerebrales y epilepsias dan alteraciones de la conducta, etc, etc, etc. En principio la gran mayoría de los psicólogos clínicos saben, con buen criterio, cual es su papel y sus limitaciones a la hora del diagnóstico y el tratamiento. El conflicto surge cuando algunos de ellos pretenden tratar solamente con psicoterapia especialmente algunas enfermedades mentales de claro origen orgánico y que necesitan el apoyo de los fármacos, haciendo daño a los pacientes y sus familias.

Entre la población está generalmente extendida la idea de que los psiquiatras lo único que hacen es atiborrarte a pastillas hasta que te duermen. Mea culpa. Algo de verdad hay en ello. Existen muchos psiquiatras a los que les gusta poco hablar y mucho recetar, creando esa sensación, porque no saben comunicarse bien y no saben complementar sus tratamientos. También tenemos que entender una cuestión simplista pero importantísima. Algunas EM no son abordables por la psicoterapia. Cuando en una esquizofrenia paranoide existe una disfunción del sistema límbico y una alteración de la neurotransmisión dopaminérgica en el cíngulo, produciendo alucinaciones y delirios, por mucho que hablemos con el paciente y le intentemos hacer razonar, esto no funcionará y tendremos que “dormirle” con neurolépticos durante la fase aguda para evitar que se haga daño o haga daño a otros.

Una cosa fascinante de la enfermedad mental que me ayudó a comprenderla es la Esquizofrenia. A mí me fascinaba pensar que alguien pudiera tener alucinaciones y delirios y sin embargo que el resto del sistema funcionara (coordinación, sistema motor, resto del pensamiento). Hasta que empecé a ver pacientes y a comprobar cómo no es así. Las personas con Esquizofrenia tienen grandes alteraciones del pensamiento, en realidad es todo el sistema el que deja de funcionar, confunden las palabras, pierden la capacidad de razonar, no construyen bien las frases, tienen alteraciones del ánimo, dando la idea de que hay algo orgánico, bioquímico, fisiológico que está fallando. En el caso de la ansiedad, a largo plazo es útil la psicoterapia (probablemente más que la medicación), pero en el momento agudo, durante la crisis de pánico, el diálogo es imposible y allí están las benzodiacepinas para ayudarnos.

Comprender las enfermedades mentales es comprender la genética hasta su punto más fino, el funcionamiento interno del cerebro y su interacción con otros órganos, es sobretodo, ser consciente de que no sabemos todvía nada, es saber que la mente no es más que el producto integrativo de las funciones de un órgano increíblemente complejo.

About these ads

4 comentarios

  1. He llegado a este blog siguiendo enlaces de otras páginas, y lo cierto es que me he llevado una grata sorpresa. Me parece una idea genial la de este blog, de verdad. Os felicito, y os animo a que sigais con esto.

    Os invito de paso a mi página sobre tca’s, espero que os guste y me firmeis en el libro de visitas para saber vuestras impresiones ^^

    Me pasaré a menudo por aquí.

    Ánimo.

  2. Quiero saber cual es la diferencia entre distimia , crisis de pánico y trastorno depresivo recurrente. Pues tengo el diagnostico que me hicieron es de Crisis de Panico. pero utilizan tanbien la palabra distimia.

  3. Como estudiante de Psicología, yo no me he llevado una grata sorpresa con este Blog, sino todo lo contrario. Buscando las competencias de los psicólogos versus psiquiatras, me he topado lamentablemente con este post.

    ¿Cómo puedes afirmar que el Grado de Psicología es de letras? Creo que no tienes la suficiente objetividad como para opinar.

    Deberías reescribir todo el artículo. Saludos.

  4. Psicología no es de letras sino de ciencias de la salud. El psiquiatra trata enfermedades mentales y el psicólogo trastornos de la conducta. Es psicológo es el científico que estudia la conducta y comportamiento y el psiquiatra la enfermedad mental. Son cosas distintas. Y no vos por médico eres mejor terapéuta. Es como el médico qué es acupuntor, yo prefiero un acupuntor que ha estudiado cinco años acupuntura que un médico que lo hace en un año pues son cosas distintas. Es como si digo que soy mejor cocinero porque tengo también la carrera de arquitecto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: